¿Qué es el Scrapbook?

El scrapbook, tal como su nombre en inglés lo indica, es un “libro de recortes”. Aunque podríamos ampliarlo un poco más, como un libro donde plasmamos nuestros recuerdos, nuestras fotografías y contamos nuestra historia.

¿De donde nace el scrapbooking? Cuenta la leyenda, que por allá en el año 1769 el escritor William Granger publicó la historia de Inglaterra. En ella había publicado mapas, dibujos, escritos, además de páginas en blanco donde los lectores podían completarlas añadiendo su propia historia dentro de la historia.

Otro caso conocido es la del presidente de EEUU, Thomas Jefferson, quien inmortalizó  su mandato en la Casa Blanca a través de libros de recortes, así, literalmente, recortes de periódicos de lo que iba aconteciendo durante su mandato.

A día de hoy, es difícil aislar el concepto de scrapbooking de otras manualidades y a veces confundimos papercrafting con scrapbooking. Si bien es cierto que para hacer un trabajo de scrapbook solemos utilizar papel, este no es la base de nuestro trabajo y es ahí donde reside la diferencia, ya que el alma del scrapbook, la materia prima, es contar una historia a través de una fotografía.

LO tradicionales, LO tipo Azza y un mini álbum.

Hacemos Scrapbook cuando creamos un álbum de fotos, cuando componemos un LO, cuando escribimos en nuestro smash book, cuando realizamos un diario de viaje, etc. Todas ellas formas donde a través de una foto o un recuerdo o un momento, escribimos nuestra crónica, nuestra historia, nuestros sentimientos, es la manera en la que reflejamos de manera muy personal lo que somos. Si no están estas cosas presentes, entonces ya no estamos haciendo scrapbook, ya que las postales, los ATCs o las alteraciones de cajas o agendas no es scrapbook, lo que no quiere decir que sea una manualidad dentro del papercrafting.

Este hobby cada día capta más adeptos y se extiende cada vez más. Aunque también es triste darse cuenta de que ha perdido un poco su esencia, porque las empresas nos llenan con herramientas que nos crean la necesidad de tenerlas, cuando lo único que necesitamos para hacer scrapbook es una fotografía, tijeras, pegamento y adornos. Todo lo demás puede que nos facilite el trabajo o que nos proporcione un plus a la hora de realizar algo, pero la idea siempre ha sido contar una historia.

Actualmente se pueden aplicar infinidad de técnicas al scrap e incluso se puede crear scrapbooking digital. ¿Quién no ha creado un collage usando las fotos de las últimas vacaciones en el ordenador? O un álbum con los trabajos de sus hijos, o los primeros álbumes de los bebés, donde además de fotos se escriben detalles del nacimiento, los primeros regalos, las primeras palabras, nuestra primera historia.

Lo mejor de todo, y es lo que hace de esta afición algo único, es cuando lleguemos a mayores, cuando haya pasado mucho tiempo y desempolvemos estos álbumes de recortes, y pensemos en aquellos momentos inolvidables, el concierto mágico con los amigos, el nacimiento de nuestro primero hijo, el día de nuestra boda o aquel momento que a vista de cualquier no tenía nada especial, pero que nos depertaron emociones únicas. Y verlo reflejado en fotos y crónicas, será como vivirlo de nuevo, será como vivir dos veces, y eso es algo que no se puede comprar con dinero.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...