Creando y adaptando almacenaje (Cajas y revisteros)

Hola!!

¿Cómo va vuestro fin de semana? El mio guay, aunque hoy ha comenzado a llover. Se ve que el invierno se acerca. Winter is coming!! (Como dirían los Starks)

Hoy quiero mostraros un par de ideas que he utilizado para ir poniendo mis herramientas en orden. La primera de esas ideas es un revistero que me hice con cartón pluma, con medidas personalizadas para poner herramientas planas y grandes, que no me caben en los cajones y me gusta tener a mano, ya que son de esas que uso gran parte de las veces y sacar del fondo del cajón, no es muy práctico, así que un día decidí que si no tenía algo donde ponerlas, pues que me haría yo misma un contenedor para ponerlas.

De allí salió mi "Revistero" de cartón pluma. Con el ancho y profundidad justa para poner la plegadora de Martha Stewart, el Envelope Punch board y el Cortador circular. Herramientas planas, como dije antes, que me es difícil poner en otros sitios. También puse la cizalla y la verdad es que quedó perfecto para lo que lo quería. Además como es estrecho puedo ponerlo debajo, en el hueco del escritorio y no molesta. Aunque ahora lo tengo temporalmente bajo la ventana de mi estudio.


Lo mejor de trabajar con cartón pluma es que es un material tan versátil que se puede hacer muchas cosas con él. Además es muy fácil de cortar. Un cutter con buen filo y una regla y ya está todo solucionado, y como tiene un borde de unos 5mm, resulta también fácil de pegar con cualquier pegamento. Yo utilicé silicona caliente, para que me pegara rápido, pero habría quedado igual de bien con silicona fría, cola blanca o cualquier otro. 

Para decorar el revistero solo la forré con papel decorado.

La segunda idea fue reciclar una caja de madera.

La tenía guardada hace tiempo y no le había encontrado un uso práctico, sobre todo, porque es una caja alargada. En realidad demasiado larga, así que no encontraba donde ponerla o que poner dentro de ella. Se me ocurrió poner lapices dentro o los rotuladores, pero me sobraba demasiado espacio, así que un día se me prendió la ampolleta y se me ocurrió hacerle yo misma los compartimentos para meter dentro lo que yo quería.

Otra vez entra en juego el cartón pluma, con el que hice los compartimentos de la caja y fue una gran solución, ya que ahora puedo utilizar esa caja para guardar botones y así los tengo todos en el mismo sitio.


La decoración de la caja fue algo más compleja, y además tuvo su toque de frustración.

Mi primera idea de decoración fue pintarla con chalk paint (lo hice de forma casera) en color rosa y luego pretendía ponerle papel decorado con diseños floreados en tonos rosa también.

La frustración vino cuando no hubo manera de que la pintura quedara como a mi me gustaba. No sé si es que el chalk paint ya quedaba así o yo lo había hecho mal, la cosa es que no me terminaba de gustar, sentía que cada capa de pintura quedaba peor, así que decidí lijar todo y dejar la caja más o menos como estaba al principio y buscar otra idea.

Fue así como surgió la idea de hacerla vintage. Que por cierto me gustaba más la idea. Así que con una pintura acrílica bronce pinté todo lo que se vería, o sea, donde no iba a poner papel decorado. Luego busqué una hoja de la colección "Kraft Resist" de Tim Holtz que no tuviera tanto estampado, para poder poner alguna decoración y no quedara muy sobrecargado.

El papel lo entinté con Distress "Vintage photo" y luego fue poner las flores de metal y en medio le puse un botón (ya que era una caja de botones, pues darle un toque más ad hoc). Las letras son de foami y también están pintadas con acrílica color bronce, lo que le dan un toque como si fueran metálicas.


Las bisagras y el cierre también tienen su anécdota, ya que cuando la desarmé para pintarla, quedó todo inservible, así que tenía que buscar otras bisagras y un cierre nuevo si quería que la caja quedará operativa otra vez.

Fue así como fui a varias ferreterías y finalmente llegué al Bricoking, donde encontré algo que más o menos me gustaba y que se adaptaba al tamaño de mi caja, pero no me convencía del todo, el color de las bisagras era dorado y no me gustaba la combinación con el bronce, y el cierre solo lo tenían en plateado...o sea que se iba a notar mucho que esas cosas no pertenecían a la caja, así que aborté la misión y me fui a un chino.

En el chino fue donde ocurrió la magia, porque por menos de un euro encontré una caja pequeña que sirvió de donante para mi super caja de botones. Así que le saqué las bisagras que eran de color bronce y las atornillé, luego saqué el cierré, que también era bronce, como yo quería, y también lo atornillé a la caja y quedó como si esos elementos siempre hubieran formado parte de la caja. Yo quedé contenta con el resultado y la caja hace su función como yo quiero.

Con esto quiero deciros que no os deshagáis de cosas solo porque en ese momento no sabéis para qué lo vais a usar, aveces hace falta un poco de tiempo para decidirse, y si lo que tienes no se adapta a lo que quieres hacer, puedes modificarlo, no tener miedo de crear vuestras propias cosas, que lo que creamos y sale de nuestra imaginación y de nuestra mente creativa tiene mucho más valor que algo que compramos ya hecho...sacarle partido a vuestra creatividad, y si no sabéis al principio lo que queréis conseguir, experimentar!! que seguro así terminareis encontrando algo que realmente os guste =)

Espero que os haya gustado este par de ideas de organización o tips de almacenaje y podáis darle uso y reutilizar cosas que tengáis por casa y convertirlas en cosas útiles.

Un abrazo muy fuerte y feliz fin de semana!!

Claudia.-
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...